Esta semana hablaba con alguien sobre esto último: “dejar ir”, despojarnos de aquello que no nos sirve o que no nos pertenece, algo que a menudo nos cuesta tanto y no nos permite avanzar. Recordé un sabio consejo que alguien me dio una vez…
Dejar ir algo o a alguien implica aceptar una pequeña muerte en nuestro interior, como todas las muertes supondrá un momento de profunda tristeza, y esta tristeza a su vez requerirá de un tiempo de duelo para procesar y asimilar que ese algo o alguien ya no está en nuestra vida de la misma forma en que lo estaba antes.

Me di cuenta de que es curioso como la naturaleza a través de las estaciones parece recordarnos ésto mismo, en otoño los árboles “dejan ir” lo que ya no necesitan, se despojan de todas sus hojas que ya secas no son más que una carga inútil…

Llega el invierno, tiempo donde no crece nada, tiempo de interiorizar, de procesar y aceptar lo que se ha ido… Y cuando ésta etapa culmina, nacen nuevas hojas, nuevas flores de intensos colores, nuevos olores…

Cuanto más nos resistamos a soltar nuestras hojas secas, más lejos nos quedará la primavera. Cuanto más nos resistamos a soltar nuestras hojas secas, más lejos nos quedará la primavera.

 

DEJAR IR

Dejar ir no significa dejar de cuidar, significa que no puedo hacerlo por otra persona.

Dejar ir no es aislarme, es darme cuenta de que no puedo controlar a los demás.

Dejar ir no es permitir, sino reconocer el aprendizaje de las consecuencias naturales.

Dejar ir es admitir la impotencia, que significa que el resultado no está en mis manos.

Dejar ir no es tratar de cambiar o culpar a otr@, es sacar lo máximo de mí mismo.

Dejar ir no es cuidar, sino atender.

Dejar ir no es reparar, sino ser apoyo.

Dejar ir no es juzgar, sino permitirle a otr@ que sea un ser humano.

Dejar ir no es estar en el medio arreglando todos los resultados, sino permitir a otr@s que influyan en sus propios destinos.

Dejar ir no es ser protectora, es permitir que otr@ enfrente su realidad.

Dejar ir no es negar, sino aceptar.

Dejar ir no es regañar, reprender o discutir, sino buscar mis propios defectos y corregirlos.

Dejar ir no es ajustar todo a mis deseos, sino tomar cada día como viene y apreciarme a mi misma en él.

Dejar ir no es lamentar el pasado, sino crecer y vivir para el futuro. Dejar ir es temer menos y amar más.

(Louise Hay)
Con amor,

Daniela

Chaqueta cruzada casual, de ZARA

Pantalón casual suit, de ZARA

Camiseta malla, STRADIVARIUS

Deportivos cordones blancos, STRADIVARIUS

Fotógrafo: Sergio Nieto

www.sergionieto.es

7

Hoy quería hablaros de una actualidad, la realidad que sobrecoge mi corazón. Leyendo y viendo un testimonio hace un año no podía dejar de llorar, una niña de tan solo dieciséis años habría sido víctima durante seis años de la esclavitud sexual. Al oír aquella desagradable experiencia no daba crédito, no era capaz de ponerme en su lugar o pensar ni por un instante todo lo que fue capaz de vivir. Su desgarradora historia por desgracia es una más. Golpeada, maltratada, humillada y utilizada como un juguete de usar y tirar arrebatándole su infancia, su honor y su libertad. Los daños físicos y psicológicos de la atroz violencia sexual que estas mujeres han sufrido son catastróficos. Muchas han sido torturadas y tratadas como mercancías. Incluso las que han conseguido huir sufren un profundo trauma. Os confieso que esa noche me costó dormir, no podía parar de pensar y ya no miré ninguna otra noticia más. Pensé que a menudo estamos tan saturados de información que vemos imágenes como esta tres segundos y pasamos a otra cosa, sin ser conscientes de lo que supone.

¿Esclavitud en el siglo XXI? no puedo entender como siguen pasando estas cosas pero estan pasando, cada 30 segundos alguien se convierte en esclavo, con una cifra de 27 millones de personas en esclavitud. Las mujeres que son vendidas cada año con uno de estos tres fines: prostitución, esclavitud o matrimonio; y dos millones de mujeres las obligan a dedicarse al comercio sexual. En casi todos los casos las mujeres son engañadas con las condiciones económicas y laborales en las que van a trabajar, siendo desconocedoras de que carecerán de libertad ya que tienen que pagar a la organización la “DEUDA” para poder dejar la actividad, recibiendo en muchos casos poco o ningún beneficio económico a cambio de sus numerosas horas de trabajo.

Pensamos que no podemos hacer nada para ayudar y más en temas tan complejos como el de la trata de personas. Esto no es así, hay algo que podemos hacer. Quizá no podamos erradicarlo de golpe pero sí intentar hacerlo visible. Hoy, ahora, niñas, niños, mujeres, son explotados en la industria del sexo. Alzamos la voz por aquellos que no pueden hablar. Porque todo el mundo tiene derecho a la LIBERTAD.

Este 14 de octubre en esta ciudad de Zaragoza como en muchas otras en el mundo se realizará una caminata silenciosa para abolir esta lacra social.

Todos los días podemos marcar diferencia, pero creo que juntos podemos marcar historia.

Con amor,

Daniela


Colabora con esta causa, apúntate en:

CAMINANDO POR LA LIBERTAD

8

Mi blog es un espacio abierto a todos, un pequeño rincón donde comparto todo aquello que considero importante, especial e interesante para mi.

Siempre intento escribir desde la visión que tengo, desde el corazón, y cuando pasan cosas como las del último post, donde no doy abasto a leer todas y cada unas de vuestras felicitaciones no puedo evitar sentirme realmente querida y respetada.

Gracias por hacer de este rincón un lugar lleno de buena energía, GRACIAS por todo el cariño y la bendición en cada una de vuestras palabras.

Es un placer dedicarles mi tiempo, es un bonito intercambio.

Y ahora, ¡vamos con el look de hoy!
Dicen que el otoño es una época que inspira tristeza y melancolía…

Será que nací en esta estación con olor a castañas asadas, estación de árboles desnudos, renovándose, estación de improvisadas alfombras de hojas secas en las calles, estación de color dorado… Por lo menos a mi me resulta tremendamente romántica y especial.

Y ya que hablamos de renovación de temporada, nos vamos despojando poco a poco de aquellas prendas de verano, las camisetas de tirantes pasan a jerséis oversize, sandalias a botines y botas altas. Y tenemos la colección otoño/invierno en los escaparates invadiendo ya nuestros armarios.

Una de las tendencias que he caído ha sido el look working u oficinista. El encanto de la década de los 60 que desprende se pone al día: el largo de la faldas varía en función de la silueta y el patrón de las chaquetas rompe moldes. Un vestido retro o a cuadros, blazer con un pantalón ideal para vestir, incluyendo los pendientes XL como accesorio imprescindible de la temporada, junto con unos botines o botas calcetín.

Aquí os enseño un look con el clásico del estampado a cuadros combinados con complementos rojos, espero que os guste.
Con amor,

Daniela

Bandolera Tachas Stradivarius

Gorra Marinera Stradivarius

Fotógrafo: Sergio Nieto

www.sergionieto.es

11

¡Buenos días! Extrañaba pasarme por aquí, he de contaros algo importante para mí, algo que he guardado para compartir con vosotros.

Hace unos meses tuve un sueño muy especial… Iba caminando por la calle cuando de repente se me acercó un precioso bebé elefante. No pude evitar enamorarme de él inmediatamente, era el animalito más tierno y dulce que había visto nunca. El pequeño elefante parecía excitado y se movía eufórico levantándose sobre sus dos patitas traseras y abriendo las delanteras en el aire como queriendo abrazarme. Acercando su pequeña trompa a mi tripa contemple una mirada tan tierna…En ese momento pensé: “Tengo que fotografiarlo antes de que se vaya”. Busqué rápidamente el teléfono en el bolso pero no lo encontraba. Mientras, el elefantito parecía más y más deseoso de saltar a mis brazos y fue entonces cuando me di cuenta de que debía de prestar atención a aquel momento tan único y especial en vez de querer fotografiarlo a toda costa o distraerme de aquel instante. Abracé a aquella entrañable criatura sintiendo una gran conexión, un inmenso amor…
Siempre me ha fascinado conocer el significado de los sueños, así que al día siguiente investigué un poco en algún libro de interpretación de sueños y por internet.

Soñar con un elefante es símbolo de el comienzo de una nueva etapa, los elefantes simbolizan sabiduría, fuerza, longevidad y fertilidad, de hecho, según el Fegn Shui colocar dos figuras de elefantes (macho y hembra) en la habitación aumenta la fertilidad en la pareja… Rápidamente llego a mi mente el recuerdo de un día viendo la televisión en el sofá, mi perro Bruno se acercaba con gran entusiasmo a lamerme la tripa, extrañada y escrupulosa ante la situación le aparte y me miró tal cual recordé al elefante en mi sueño…
Sin lugar a dudas, no tenía ni idea de lo que iba a descubrir en los próximos días, unos días en los que a parte de irme quedando dormida por las esquinas, extrañamente me apetecía comer pasta a todas horas, incluso para merendar jaja…
Sí, ¡Estaba embarazada!.

Mientras observaba incrédula el positivo en el test y me decidía entre desmayarme o desmayarme, pude notar ese hormigueo extraño en el cuerpo, un hormigueo que supongo que todas las que sois mamis entenderéis y que yo no encuentro palabras para describir. Una mezcla de miedo, felicidad, responsabilidad, preocupación, éxtasis, ganas de llorar, ganas de gritar, ganas de llamar a mi madre, ganas de llorar otra vez…

En cuestión de segundos, todas mis prioridades y planes de futuro se desplomaron delante de mi como un castillo de naipes, pero no me importó, Dios sabe cuando y de que manera ofrecerte sus bendiciones y sin duda alguna está es la mayor de ella para nosotros. La noticia a mi pareja le fue para días de su cumpleaños, jamás olvidaré la sonrisa infinita dibujada en su cara.

Estamos muy extasiado por esta gran felicidad en nuestra vidas, aunque tengo poco más de cuatro meses esta etapa que estoy viviendo es maravillosa, es como que cada día tiene más sentido, porque cada día que pasa es un día más en el que se esta formando esa cosita tan pequeña dentro de mi… Solo sé que es la primera persona que sin conocerla la quiero con locura y que me muero de ganas de ver su carita. Aún así no tengo prisa, quiero que todo salga bien y a su hora. Y además… vivir el embarazo y disfrutarlo día a día es una experiencia ÚNICA.
Con amor,

Daniela

Gracias por estas fotografías a Pilar Montes

26