La vida no retrocede…

Hoy recordaba con nostalgia aquellas doce horas que solía dormir de tirón a menudo muchas noches, cuando solo era yo.

También recordé entre risas mi teoría sobre esos “pequeños seres egoístas” llamados hijos, y por qué me iba a esperar a tener uno. Y aquí estoy, comiéndome mis palabras una tras otra.

Afortunadamente la vida sabe lo que necesitas y cuando lo necesitas, y los hijos vienen a enseñarte mucho, a sacarte de tu zona de confort, a mostrarte lo peor y lo mejor de ti. No hay horarios, ni rutinas, ni líneas rectas… ellos marcan el ritmo.

Podría hacer una larga lista con todas la cosas que echo de menos, pero luego le observo patalear en la bañera muerto de risa mientras pone el suelo perdido y me doy cuenta de que a veces un poco de caos no viene mal, de que las líneas rectas son aburridas.

Con amor,

Daniela

Puedes esforzarte en ser como ellos,

pero no procures hacerlos semejantes a ti

porque la vida no retrocede,

ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual, tus hijos

como flechas vivas son lanzados.

Deja que la inclinación

en tu mano de arquero

sea para la felicidad.

Kahlil Gibran

Vestido Papagayo ALOHA

Pelele punto rayas ZARA

Fotografías: MAPI MONTEAGUDO

14

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *