¡Buenos días!

Extrañaba tanto actualizar mi blog y os confieso que no pensaba hacerlo hasta poco después de dar a luz…

He tenido que posponer algunos proyecto y colaboraciones y aprovechar este tiempo 100% en preparar todo para la llegada de Lucas. Si, así es como se llamará, lo teníamos claro desde el principio. El caso es que no he querido desaprovechar este tiempo y concluir mi carrera y estudiar y prepararme con algo más vinculado al Blog.

Ya os iré contando…

En estos días, he hecho un bonito ejercicio al recibir el 2018 con un poquito menos de peso, y no me refiero al ganado con los turrones, sino a un peso mayor que es el de las cosas que no decimos.

Muchas veces no encontramos el momento, el coraje o al fuerza para expresar lo que sentimos, otras simplemente lo evitamos por temor a que el otro se moleste o no nos comprenda, por miedo a ser criticados y rechazados, o tal vez pensemos que ya ha pasado demasiado tiempo y no tenga importancia o no merezca la pena “remover” el pasado.

He escrito algunas cartas, he viajado en el tiempo con los ojos cerrados reencontrándome con aquellos que ya no están cerca o no están fisicamente, abriendo el corazón, soltando, dejando ir…

Expresarse desde el amor, sana, libera y fortalece, y si no puede hacerse con una mirada honesta a los ojos, podemos hacerlo “secretamente” a través de una oración o una carta que nunca se envía, lo importante es localizar lo no dicho y exteriorizarlo.

Liberemos el corazón de esa carga tan pesada, no se me ocurre mejor regalo para uno mismo ni mejor manera de dar comienzo el nuevo año.

Gracias por seguir ahí

Con amor,

Daniela

Fotógrafo: Sergio Nieto

www.sergionieto.es

7

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *