¿Vivir con miedo?.

Podría contar con los dedos de las manos las veces que he encendido la televisión en los últimos meses. Recuerdo cuando de forma automática la encendía al llegar a casa y aunque no le prestase atención,sentía que tener esa voz de fondo me hacía compañía.

Creo que es una manía que adquirí cuando me fui de casa con 18 años, se me hacía raro estar en un piso en silencio, sin oír las voces de mis hermanos o de mis padres en algún rincón de la casa, el murmullo de la tele era lo que más se parecía a el sonido de “mi hogar”. Pero ese murmullo ha pasado de hacerme compañía a molestarme en algunas ocasiones, sobre todo cuando llega la hora del telediario y me doy cuenta de que llevo un largo rato escuchando una mala noticia tras otra. Siento como poco a poco me va robando toda mi buena energía y es entonces cuando agarro el mando y ¡OFF!. Me sucede lo mismo a veces al leer el resumen de titulares de la portada de un periódico,me seduce la idea de abrirlo y buff… ¿de verdad no hay una buena noticia? ¿Un 50/50 al menos? A veces siento que el hecho de evitar estar al día de la “actualidad” es hacer como el avestruz , mirar para otro lado y no querer ver y aceptar el momento que está atravesando nuestro mundo y nuestro país. Pero no, no nos engañemos, lo que realmente me pone de tan mal humor y me entristece es la forma en la que muchos medios tratan de llenarnos de MIEDOS, dedicando gran parte de su programación a recordarnos que vamos “cuesta abajo y sin frenos”.

Me niego a aniquilar la esperanza de esa manera y me niego a convertirme en un “bicho bola” de sofá, si, así me visualizo en el momento en el que me voy encogiendo entre los cojines mientras veo imágenes y titulares (a veces puestos en modo bucle) que parecen anunciar un apocalipsis inminente … MIEDO. Si, es nuestra realidad, la que nos está tocando vivir, pero de nada sirve lamentarse y convertirnos en personas inseguras, temerosas y gruñonas, con eso no solucionamos nada y lo único que conseguimos es atraer más y más miedo a nuestras vidas y nuestra situación. Y sí, me reafirmo en mi fé cada vez mayor. Recibimos lo que proyectamos y hasta que no seamos conscientes de esto seguiremos siendo lo que quieran que seamos, marionetas del MIEDO. MIEDO que nos impide luchar por nuestros sueños, nos impide ser creativos e innovadores, nos impide creer en nosotros mismos y en nuestras posibilidades… ¡No perdamos la fé! , y aunque no parezca haber ni rastro de luz al final del túnel no tiremos la toalla, la hay. Todo gran cambio comienza en cada uno de nosotros, en nuestra actitud, nuestras ganas y nuestra fe en que “lo mejor está por llegar”. Fuera miedos.

Y después de este mitin jaja, vamos a por el look de hoy.

Las fotografías realizadas por LENo’s photo, estar atentos porque prometen mucho, ya lo veréis!

Este abrigo lleva el calor y la comodidad a otro nivel, su tacto es de un auténtico osito de peluche que querrás abrazar.

Abrigo PUll AND BEAR

 Jersey STRADIVARIUS

Collar SRADIVARIUS

PD: Me ayudaría saber vuestros comentarios o sugerencias en el blog.

Con amor Daniela

73

Artículos Relacionados

1 Comentario

Responder

Todo lo que pones te queda genial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *